EL AUGE DEL VOTO NACIONALISTA VASCO EN IPARRALDE

EL AUGE DEL VOTO NACIONALISTA VASCO EN IPARRALDE

En las elecciones departamentales que acaban de acontecer en Iparralde, el nacionalismo vasco ha conocido un auge notable tanto en votos como en porcentajes. Ese incremento se inscribe en una tendencia de fondo ilustrada por los buenos resultados cosechados por EH Bai en las últimas elecciones municipales de 2020. Todo ello, en un contexto marcado por una abstención históricamente elevada, dado que los dos tercios del electorado han preferido quedarse en casa.  En la primera vuelta, en los 12 cantones del País Vasco norte, EH Bai ha conseguido el 24,68% de los sufragios, lo que corresponde a 20.821 votos. Representa a 3.042 papeletas más que en las elecciones departamentales anteriores que tuvieron lugar en 2015. La formación nacionalista progresa en votos en la práctica totalidad de los cantones, hasta el punto de ser el partido más votado en el cantón de Hendaia y de duplicar sus votos en el cantón Baigura y Mondarrain. A su vez, progresa en los cantones urbanos de la aglomeración de Baiona que le son tradicionalmente menos favorables, tales como Angelu (+4%), Baiona 1 (+3,40%), Baiona 2 (3,96%), Baiona 3 (+5%) y Biarritz (+3%). Estos resultados le permiten clasificarse para la segunda vuelta en siete de los doces cantones. En la segunda vuelta, EH Bai mejora sus resultados de la primera vuelta tanto en votos (+2.303) como en porcentajes. Además de vencer en el cantón de Hendaia (52,18%), supera el 40% de los sufragios en los cantones de Donibane Lohizune (44,50%), Uztaritze-Errobi y Urdazuri (41,01%), y Euskal Mendialdea (40,80%), y el 30% de los votos en los demás cantones: Baigura y Mondarrain (39,56%), Errobi-Aturri (%39,34), y Bidaxunerria, Amikuze y Oztibarre (%36,60). La progresión en votos en reseñable en la mayoría de los cantones, dado que pasa, por ejemplo, de 1.730 a 3.110 votos en Hendaia o de 2.105 a 3.003 sufragios en Aturri-Errobi. Estos resultados posicionan al nacionalismo vasco como la segunda fuerza política, la principal alternativa al centro-derecha francés así como el primer partido de izquierdas. Ese avance del voto nacionalista vasco en Iparralde resulta de la conjunción de una serie de factores.  En primer lugar, es consecutiva a la credibilidad de la que goza el nacionalismo vasco. En un contexto marcado por una fuerte desconfianza de la ciudadanía hacia la clase política y los partidos políticos y una desafección creciente hacia las elecciones y la democracia representativa, los candidatos de EH Bai se benefician de una credibilidad adquirida por el movimiento nacionalista vasco gracias al trabajo de fondo realizado desde su creación a inicios de los años sesenta. En efecto, la labor desempeñada en el sindicalismo agrícola por ELB, la enseñanza en euskera por Seaska, la lucha por la protección del medioambiente por...

Read More

ELECTIONS DEPARTEMENTALES AU PAYS BASQUE : DES TENDANCES DE FOND

ELECTIONS DEPARTEMENTALES AU PAYS BASQUE : DES TENDANCES DE FOND

Le premier tour des élections départementales ayant eu lieu au Pays Basque nord permettent de tirer plusieurs enseignements qui vont au-delà de ce scrutin et de la conjoncture marquée par le coronavirus et sa gestion. D’une part, l’abstention a atteint des niveaux historiquement élevés, pour atteindre  62,55% dans le territoire, de sorte que deux électeurs sur trois aient préféré ne pas se rendre aux urnes. Ce pourcentage est supérieur encore chez les jeunes, les peu diplômés et les classes populaires. Cela ne témoigne pas seulement d’un faible intérêt provoqué par les confinements successifs, d’un malaise social occasionné que la crise économique qui se profile ou d’une méconnaissance des compétences dévolues aux collectivités territoriales, mais d’une profonde insatisfaction face à l’offre politique existante, d’un sentiment enraciné que les pouvoirs publics s’avèrent incapables de résoudre les difficultés auxquelles sont confrontés les citoyens et d’une désaffection croissante pour les élections, ce qui traduit une crise aigüe et prolongée de la démocratie représentative qu’il convient de ne pas sous-estimer, sous peine de connaître de nouveaux épisodes du type Gilets Jaunes. D’autre part, fort d’un électorat plus âgé et d’une union des listes dès le premier tour, le centre-droit et la droite se positionnent clairement en tête dans la quasi-totalité des cantons (11 sur 12) avec 35.932 suffrages, ce qui représente 42,59% des voix. Ils remportent plusieurs cantons dès dimanche dernier, dont ceux de Bidache, Amikuze et Ostibarre (52%), Baïgura et Mondarrain (53,17%), Montagne Basque (52,02 %) et Bayonne 1 (51,36 %). Mais, n’ayant pas comptabilisé 25% des inscrits, ils se voient contraints de prendre part au second tour. A noter leur non-qualification dans le canton d’Hendaye qui verra s’affronter deux listes de gauche. Les candidats de la majorité départementale se trouvent en ballotage favorable, bien qu’une certaine inconnue persiste quant à leur capacité à mobilier leurs électeurs habituels ayant boudé les urnes lors du premier tour et sur les reports de voix provenant du Rassemblement National et d’autres partis politiques. Pour sa part, EH Bai sort renforcé par ce scrutin, puisqu’il atteint 24,68% des voix, soit 20.821 suffrages. Cela représente 3.042 bulletins de plus que lors du scrutin précédent. La formation nationaliste progresse dans la quasi-totalité des cantons, parvenant à se hisser à la première place à Hendaye (29,31%) et à doubler son score de 2015 dans le canton de Baïgura et Mondarrain. En outre, il progresse dans les cantons urbains de l’agglomération bayonnaise qui lui sont habituellement peu favorables, notamment à Anglet (+4%), Bayonne 1 (+3,40%), Bayonne 2 (+3,96%), Bayonne 3 (+5%) et Biarritz (+3%). Cela témoigne d’un ancrage local et d’une capacité à mobiliser son électorat et, au-delà, à attirer de nouveaux électeurs, provenant notamment des écologistes et de la gauche hexagonale....

Read More

LA EXCEPCIÓN CULTURAL

LA EXCEPCIÓN CULTURAL

La cultura en general y la cultura vasca en particular están sufriendo lo indecible como consecuencia de la pandemia del coronavirus y de su gestión. Mientras que en el País Vasco sur, tras un confinamiento inicial estricto e incluso una interrupción de las actividades consideradas como “no esenciales” entre las cuales se ha incluido la cultura, las administraciones públicas han optado por la reapertura de los centros, museos y salas con aforos reducidos. Las pérdidas acumuladas han sido parcialmente compensadas por la aplicación de ERTE y la concesión de ayudas directas. El País Vasco norte, por su parte, ha conocido tres confinamientos sucesivos de intensidades variables, pero que han afectado especialmente a la cultura, puesto que las actividades culturales, especialmente las artes escénicas, han sido interrumpidas durante varios meses. Si la fortaleza de las políticas culturales, la existencia de un estatus del intermitente del espectáculo y creación de un fondo cultural, asociados a los ERTE, han evitado la debacle, la incidencia sobre el tejido cultural, tanto profesional como aficionado, está resultando considerable.   La producción de la cultura, especialmente de expresión vasca, supone considerar que no se trata de una actividad económica al uso, respondiente a una pura lógica de mercado donde la oferta y la demanda encuentran un punto de equilibrio gracias a un precio justo, sino de una actividad específica que requiere protección jurídica y ayuda financiera por parte de las administraciones públicas. La excepción cultural es fundamental, sobre todo en el caso de la cultura vasca, al estar minorizada y disponiendo de un mercado limitado. La noción de excepción cultural surge, a nivel internacional, en el marco de las negociaciones de los tratados internacionales, entre los cuales se encuentra el Acuerdo General sobre las Tarifas Aduaneras y el Comercio que se convertirá posteriormente en la Organización Mundial del Comercio. Tras una negociación ardua liderada por Francia, se aprueban unos dispositivos relativos a la excepción cultural, en virtud de los cuales los Estados firmantes “son soberanos para limitar el libre comercio de la cultura en el mercado para apoyar y promover sus artistas, vehículos y portavoces de su cultura”. Esto significa que la creación cultural no constituye una mercancía como las demás. La excepción cultural es inicialmente apoyada por una coalición de 31 países, entre los cuales se encuentra España. En 2007, una coalición de 38 estados reafirma su apoyo a la diversidad cultural y crea un Comité de Enlace Internacional que agrupa a 400 organizaciones profesionales de la cultura provenientes de los cinco continentes. Simultáneamente, Francia integra en su legislación ordinaria a una serie de normas que aspiran a garantizar la diversidad cultural procediendo a una defensa de las artes escénicas, especialmente de la música y del...

Read More